logo


¿Cómo funciona?

Los tests de embarazo, vendidos en farmacia, son tests urinarios que evidencian la presencia de de la hormona hCG en la orina (que no existe en la mujer no embarazada). El test (presentado en forma de stick o de varilla) contiene anticuerpos que reaccionan en presencia de la hormona de embarazo. Una línea azul o una pequeña cruz aparecen en función de tu estado “embarazada” o” no embarazada” (estos signos difieren según las marcas).

El nivel de hCG alcanza un punto alto entre las semanas 7 y 12 del embarazo. El nivel de hCG baja a continuación, lo que explicaría en parte, la desaparición de náuseas, después de las 12 primeras semanas de embarazo. El nivel de hormonas alcanza entonces un nivel estable a lo largo de todo el embarazo y se mantiene alrededor de unas tres semanas después del parto.

¿Cómo funciona?

Los tests de embarazo, vendidos en farmacia, son tests urinarios que evidencian la presencia de de la hormona hCG en la orina (que no existe en la mujer no embarazada). El test (presentado en forma de stick o de varilla) contiene anticuerpos que reaccionan en presencia de la hormona de embarazo. Una línea azul o una pequeña cruz aparecen en función de tu estado “embarazada” o” no embarazada” (estos signos difieren según las marcas).

El nivel de hCG alcanza un punto alto entre las semanas 7 y 12 del embarazo. El nivel de hCG baja a continuación, lo que explicaría en parte, la desaparición de náuseas, después de las 12 primeras semanas de embarazo. El nivel de hormonas alcanza entonces un nivel estable a lo largo de todo el embarazo y se mantiene alrededor de unas tres semanas después del parto.

Las mejores condiciones para hacer un test

El buen momento:

A pesar de que la mayoría de los tests se pueden realizar en cualquier momento del día, siempre es preferible realizarlo por la mañana, después de despertarse, ya que la orina está más concentrada. El test tiene más posibilidades de ser positivo en caso de embarazo reciente.

Sigue el modo de empleo:

Hacer un test de embarazo constituye, en reglas generales, un momento lleno de emociones. Las manos tiemblan, el corazón late a cien por hora… Los tests son fáciles de analizar, pero es INDISPENSABLE leer antes el modo de empleo y respetar las consignas.

No bebas demasiado:

La absorción de una cantidad demasiado importante de líquido antes de realizar el test puede diluir la hormona de embarazo. Por ello, trata de evitar beber demasiado líquido antes de hacer el test.

Un test de embarazo comprado en farmacia, ¿es infalible?

Como lo explica la Dra. Joëlle Blumberg, ginecóloga en París: “un test es infaillible si es positivo. En cambio, en caso de resultado negativo, éste puede ser erróneo. Las razones: o bien el test es demasiado precoz o bien, está caducado”. La mayoría de los tests son fiables desde el primer día de retraso de la menstruación. Si tus dudas persisten, repite el test 3 días después, en caso de respuesta negativa.

Las principales marcas:

Clearblue, Bluetest, Revelatest, Primacard, Predictor, Protex Care…

¿Cómo utilizar un test de embarazo?

La mayor parte de los tests obedecen a un mismo principio. Basta con colocar el test en un frasco de orina (que acabas de recoger) o colocarlo bajo un chorrito de orina y leer la respuesta al cabo de unos 3 minutos (la duración varía en función de las marcas). Una coloración indica la presencia de cierto nivel de hCG. Una ventana de control permite comprobar que el test ha sido realizado correctamente. En caso de error de manipulación, esta casilla permanece vacía.

¿Porqué un análisis de sangre es más fiable?

Hoy en día se puede saber, cada vez más temprano, si estás embarazada o no. Los tests de embarazo pueden realizarse en cualquier momento y en cualquier lugar. Pero en caso de resultado positivo, tu médico te prescribirá un test sanguíneo más fiable, ya que la reacción positiva es más temprana. Las hormonas aparecen en la sangre, antes de ser eliminadas en la orina, nos explica el Dr. Claude Layet.

El análisis de sangre, a demás de confirmar tu embarazo, te permitirá saber de cuanto está, dosificando la concentración de hormonas.

¿Se puede hacer un test inmediatamente después de haber tenido una relación sin protección?

No. Aunque se haya fecundado el óvulo, habrá que esperar unos 6 ó 7 días, para que este óvulo fecundado atraviese la trompa de Falopio hasta alcanzar el útero. A continuación, el embrión deberá implantarse en la mucosa uterina (nidación), para que el embarazo siga adelante y sea segregada la hormona del embarazo (hCG). Pero aún habrás de esperar algunos días, ya que su tasa no será lo suficientemente elevada como para ser detectada en la orina. Ésta es la razón por la que hay que esperar unos 10 días después de la fecundación.

¡Estoy embarazada!

En unos segundos, tu vida cambia completamente. Como lo explica la psicoanalista Myriam Szejer, autora del libro “Ces neuf mois-là (Esos nueve meses): “Pasar de puede que esté embarazada a estoy embarazada, es – para la mujer – admitir la realidad del cuerpo que cambia(…). Ahora todo se explica: sueño constante, ganas de dormir, náuseas matinales…”. Cada mujer elegirá el modo de confirmación que mejor le convenga. Como lo explica el psicoanalista, el test vendido en farmacia permite que la mujer “sea la primera en saberlo”. Algunas mujeres harán este test ellas solas, otras en presencia de su marido. Unas mantendrán el secreto y otras compartirán la buena nueva. A pesar de que estos tests sean prácticamente infalibles, el embarazo sólo se convertirá en un hecho concreto con la confirmación del médico, quien, en función del resultado, podrá definir la fecha del parto, proyectando a la mujer embarazada y a su pareja, en una temporalidad que – a partir de ahora- estará ligada a la del bebé que va a nacer.

¿Se puede hacer un test después de un aborto?

El nivel de hormonas permanece elevado durante las semanas que siguen al aborto. La lectura del test es, por tanto, difícil después de este periodo. El resultado “embarazada” podrá ser debido a un nuevo embarazo o una tasa de hCG residual de tu embarazo anterior.

Durante el transcurso del embarazo se produce una variación en los síntomas, debido a toda la serie de cambios que se producen en el interior de la mujer. Los síntomas asociados al embarazo no son sólo físicos, también interviene un importante factor emocional.

Conocer los síntomas principales es interesante, a la mujer le ayuda a entender mejor sus reacciones en un momento determinado, ya que cada etapa del embarazo va asociada a un estado emocional, y al futuro padre le sirve para involucrarse más en el embarazo y entender por lo que está pasando su pareja.

En el primer trimestre de embarazo los principales síntomas corporales pueden incluir fatiga, náuseas, sensibilidad extrema en los pechos y micción frecuente.

Durante el segundo trimestre de embarazo te sientes físicamente bien y tienes mucha energía. Aprovecha este tiempo para estar activa y realizar ejercicio. Recuerda que una musculatura trabajada te ayudará durante el proceso del parto.

A lo largo del tercer trimestre de embarazo, quizás tu cuerpo se canse fácilmente y tengas algo de insomnio. También pueden causarte incomodidades temporales la indigestión, la acidez o las contracciones uterinas suaves.
Procura dormir mucho.

Más adelante es probable que aumente el insomnio. La intensidad de las contracciones Braxton-Hicks puede provocar cierta confusión respecto al inicio real de preparto. Puedes realizar ejercicios de relajación.

Para más información visita la web www.sintomasdelembarazo.org

 

Fuente: http://www.reproduccionasistida.org

La pseudociesis o embarazo fantasma, también conocido como embarazo psicológico, se da cuando una mujer que realmente no está embarazada posee muchos de los síntomas característicos del periodo de gestación, llegando en algunos casos incluso a dar positivo en un test de embarazo.

¿Por qué ocurre?

Por más “moderna” que nuestra época parezca, la presión social en cuanto a lo que se espera de una mujer sigue siendo muy fuerte. Si estás casada y han pasado un par de años (en algunos casos, un par de meses), tu familia, amigas y conocidas esperan que estés embarazada. Otras fuentes de presión pueden ser el miedo de perder a tu pareja o la dificultad para aceptar que eres infértil.

Esta presión puede volverse demasiado fuerte, provocando que tu cerebro “ordene” un embarazo falso como mecanismo de defensa. El síntoma más común es el crecimiento del vientre, pero también puede haber ausencia de menstruación (amenorrea), hipersensibilidad en los senos, frecuencia urinaria y dolor abdominal. Estos síntomas pueden durar unas semanas, nueve meses o hasta un par de años.

Estos cambios físicos pueden ser provocados por hormonas como prolactina, estrógeno, progesterona, luteinizante y estimulante del folículo. El exceso de grasa, gases, estreñimiento o lordosis lumbar también pueden ser causa de que tengas pancita y sientas que algo se mueve dentro de ti.

Diferencias entre un embarazo falso y uno real

Cuando una mujer está verdaderamente embarazada produce una hormona llamada Gonadotropina Corionica (hCG). Las pruebas de embarazo de laboratorio miden la presencia de esta hormona y son altamente confiables. Una mujer con pseudociesis no produce hGC.

El vientre de una mujer embarazada crece provocando que el agujero del ombligo “desaparezca”. Este particular signo no se observa en una mujer con embarazo psicológico.

Según el doctor Acién, el embarazo fantasma surge como consecuencia del control de la mente sobre las llamadas hormonas hipotalámicas.

Las mujeres que padecen esta condición psicosomática son capaces de experimentar la sintomatología propia del embarazo como:

Amenorrea (ausencia de menstruación)

– Náuseas.

– Vómitos.

– Aumento de peso.

– Sensación de movimientos fetales.

– Crecimiento del pecho.

– Cambios cervicales.

– En algunos casos llega a darse el oscurecimiento de la piel que experimentan algunas embarazadas.

No obstante, dado que no están embarazadas físicamente hay una serie de síntomas que no experimentan y que determinan el propio diagnóstico de la pseudociesis como por ejemplo, no se oye latido cardíaco del feto, no se le ve en las ecografías y no hay alumbramiento, aunque algunos estudios aseguran que pueden llegar a sentir contracciones.

El hecho de que puedan obtener un resultado positivo en una prueba casera de embarazo se atribuye al aumento de gonadotropinas que experimenta el propio cuerpo ya que este estado emocional llega a provocar en algunos casos segregación de hormonas.

Este tipo de gestación no existente suele darse en mujeres en edad reproductiva (aunque puede aparecer antes) y con algún problema de tipo psicológico o que sufren ansiedad por lograr el embarazo, muchas de ellas suelen presentar esterilidad. También los expertos apuntan a que se da en pacientes jóvenes con miedo a quedarse embarazadas o que sienten culpabilidad tras haber mantenido relaciones sexuales. Se puede dar, además, en mujeres que padecen amenorrea.

En la literatura podemos encontrar también algunos casos de hombres que lo han experimentado.

DIAGNÓSTICO

El embarazo psicológico o fantasma se diagnostica en primer lugar corroborando que no se trata de una gestación real. Por lo tanto, el doctor deberá llevar a cabo, además de una exploración física, una prueba de embarazo, una ecografía y comprobar el tamaño del útero.

Las mujeres que experimentan este embarazo psicológico suelen presentar niveles bajos de FSH y niveles altos de PRL y LH.

En algunos casos los síntomas se manifiestan de una manera tan verosímil que pueden llevar a la confusión del propio especialista.

La obesidad es un factor que dificulta el diagnóstico.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la pseudociesis es un tratamiento fundamentalmente de tipo psicológico pero también, en ocasiones, es necesario un tratamiento físico.

Los especialistas determinan la importancia de la participación del psiquiatra en la terapia para tratar este tipo de problema. No obstante, el profesor Acién indica que, dado que en muchas ocasiones, se da anovulación en estas pacientes (de ahí la amenorrea) se debe inducir la ovulación mediante un tratamiento basado en dopaminérgicos.

La importancia de la presencia de un profesional de la psiquiatría en el mismo es fundamental también en la inducción a la menstruación que puede conllevar la depresión de la mujer que siente que se trata de una inducción al aborto.

Es importante, por tanto, tras haber comprobado que no se trata de un embarazo la terapia con el psiquiatra.

 

Fuente: http://www.reproduccionasistida.org